RAMÓN VAQUERO. FOTOGRAFÍA. Por José Moldes

Es necesaria una sensibilidad para ver,

lo que los otros no ven.     “ A. Kertész”

Una de las grandes satisfacciones que me provoca el poder tratar con grandes fotógrafos o artistas gráficos cuando preparo las entrevistas para la revista online Croa magazine, es el poder conocer de primera mano, que nos quieren trasmitir con su mirada fotográfica, con su manera de trabajar, los fotógrafos que influyeron en su obra, y que toda esa información la pueda compartir conmigo y con quien esté interesado en leerla. Digo esto porque uno de los grandes placeres a nivel personal que tuve en estos meses de colaboración con la revista era poder entrevistar al que considero, uno de los más grandes fotógrafos gallegos que existen en la actualidad. Si alguien tiene elegancia en la fotografía, trasmite poesía en cada una de las imágenes que nos presenta, profesionalidad, talento y arte creativo, ese es sin duda, Ramón Vaquero (Vigo). Desde Tokio a Los Angeles, desde Holanda a Barcelona, desde Austria a Londres, tiene tantos premios y menciones de honor tanto a nivel internacional como nacional, tantas publicaciones, exposiciones, portadas y colaboraciones en revistas profesionales de fotografía que sería imposible mencionarlas en un folio, y lo que más me extraña todavía, es que a día de hoy, el Concello de Vigo, no le haya dedicado una retrospectiva de su obra en su ciudad. Aunque ya conocemos el refrán, nadie es profeta en su tierra.

Ramón Vaquero, sintió la llamada de la fotografía gracias a la afición avanzada de su padre y su entorno. Desde pequeño tuvo siempre contacto con ella y comenzó a interesarse bastante en serio, completando el aprendizaje con lecturas, viendo exposiciones de grandes maestros, pero sobre todo fotografiando. Más adelante tomó la decisión, no muy inteligente, como nos recuerda, pero pasional, de dedicarse a lo que realmente le gustaba hacer. Siempre sin perder la parte personal o más lúdica de la fotografía.

Como nos comenta en esta grata entrevista, uno de los primeros fotógrafos que le impresionó fue una instantánea de Joel Meyerovitz de un coche abierto con las luces encendidas de noche, titulada “Red Interior” del proyecto Cape Light. Le fascinó porque no se parecía a otras imágenes que hubiera visto antes, era fotografía pero tenía una apariencia inquietante e irreal. Le influyó bastante, como también los retratos que hacia su padre de su madre y a ellos, con una 135 en los años 70. Esa necesidad de crear, de producir algo tangible, material, a partir de algo tan imposible como detener el tiempo desde tu propia personalidad, visión, cultura, preferencias, vivencias, fue el detonante de que su afición a la fotografía se fuera convirtiendo en pasión. Prefiere las fotografías creadas en vez de tomadas, le interesa más crear algo propio que estar atado a la realidad. Reconoce que le gustan los géneros clásicos, como el paisaje, arquitectura, el retrato en todas sus variantes, tanto creativas como de moda o belleza. Y a la hora de usar un determinado soporte, tanto analógico como digital, nos comenta que todos son unos excelentes vehículos para expresarse, pero que él hace años que abandonó el formato analógico definitivamente. Entiende la curiosidad de las personas que no lo utilizaron en el pasado, pero para él es un camino finalizado por el que paseó durante mucho tiempo. No lo echa de menos en absoluto, aunque le siguen encantando las cámaras analógicas que usó en su momento.

Su fotografía no es en absoluto narrativa ni pretende serlo, le interesa mucho más un lenguaje que apele a las sensaciones, no a contar historias. Escuchando eso me recuerda mucho unas palabras que del maestro Eduardo Momeñe leyera un día. “Lo que de verdad nos debería de importar en una fotografía es su fuerza como imagen, su potencia como imagen, que tenga la capacidad de dejarnos fascinados y no podamos apartar la vista de ella…”. Son palabras que comparte inevitablemente, pero también reconoce que a veces en un proyecto, ciertas imágenes pueden llevar una línea narrativa, que unas fotografías dialoguen con las otras. No es lo que busca, pero considera que a veces es necesaria esa interacción. Eso le pasó con una serie que llevaba el título de “Lighting Clothes”, una trabajo de tres imágenes sobre el género belleza/moda, un pequeño proyecto personal que aunque es muy directo estéticamente, la idea consistía en realizar una serie sobre la apariencia, conseguir una crítica sobre la falsedad material de la moda y el consumo, al igual que las apariencias personales. Por eso las modelos llevaban dibujadas la ropa y joyas únicamente con luz. No había material porque no era necesario. Solo la persona, el color y la luz. En todas las fotografías, en todas estas ideas, intenta conseguir  que inevitablemente, su “yo” se proyecte en su obra, ya que tal como nos recuerda a través de una frase de un fotógrafo que leyó algún día y olvidó su  nombre “ Uno tiene que encerrarse en sus propias obsesiones”.

A la hora de abordar proyectos, aunque le gusta documentarse cuando los prepara, también nos dice, que deja mucho margen para la improvisación, ya que cree que ninguno está perfilado en su totalidad desde el primer momento que le viene a la mente. Siempre intenta que vaya evolucionando con el tiempo, que haya variaciones, mientras se desarrolla, algo que considera propio en fotografía. En ocasiones, transcurrido el tiempo le surge la duda de en qué momento nació realmente un proyecto o una idea. Además es de la opinión que una única fotografía, en toda su complejidad o sencillez, puede constituir todo un proyecto. Cree que una sola imagen debe poder existir por sí misma, sin necesidad de apoyo de otras o de textos explicativos. Esto no es impedimento, tal como nos reitera, para poder realizar, disfrutar y comprender una serie que conforme un proyecto, visual o narrativo de otros autores. Cuando “busca” una imagen que pueda conquistar su mirada, intenta que sean sensaciones, mas que ideas, lo que interesa en ese momento de la escena. A veces unas simples líneas, la atmosfera de una luz, la forma de mirar de una persona, los colores, la predisposición que tenga el momento, todo influye, por eso tampoco tiene predilección a la hora de usar el blanco y negro o el color, ya que ambos lenguajes con sus características propias están ahí para ser utilizados debidamente. Intenta con su trabajo “construir” una fotografía que comunique, que tenga una buena composición, y que el espectador disfrute con ella tanto como lo hace él realizándola, siempre desde su propia visión y que la reconozca como algo personal.  Agradece mucho que alguien tenga interés por ver alguna de sus fotografías.

El seguirá con sus proyectos, con series pendientes tanto de procesado y edición como de realización. Disfrutando de las exposiciones de artistas que aprecia, como Castro Prieto, Navia, Albert Watson, Mondino, y con la premisa en mente de que la fotografía hay que disfrutarla, para poder tener un buen punto de vista, una buena mirada y se reconozca en ella como “autor”, ya que como nos decía Garry Winogrand, “…una buena fotografía es un punto de vista bien expresado…”. Ramón Vaquero, lo tiene, y mucho…

En Vigo a 19 de Enero de 2017.

www.ramonvaquero.com      ·      www.ramonvaquero.com/blog

José Moldes

José Moldes, Tui Pontevedra (1967) inició su andadura fotográfica en el año 1995. Su obra es un reflejo de su mundo interior, donde intenta mostrar imágenes que nos hablan de ausencias, de la soledad, el hombre y los objetos en lo cotidiano a la luz de un día cualquiera. Urbanita antes que paisajista, busca la figura humana, melancólica, contemplativa, en el inmenso paisaje que le rodea. “Su mirada es avariciosa, quiere atesorar cada rincón, cada rayo de luz, cada destello en otros ojos…, mil detalles a la vuelta de cada esquina. La fotografía que propone, solo muestra, no dice ni explica. Es una propuesta filosófica antes que estética. Cualquier interpretación supondrá una mirada nueva, otra propuesta, que no está, ni necesita estar, en la fotografía original“. Antonio Romero Seguín, es escritor. Colabora con la revista de divulgación cultural Croa Magazine, con entrevistas a fotógrafos y artistas gráficos gallegos. Realizó exposiciones en Galicia, Extremadura, Porto ( Portugal ). Participó en el Festival Visións na Coruña 2016. Actualmente trabaja en dos proyectos que verán la luz durante el año 2017.

2 Comments

Deja un comentario