Evil War

 

Evil War es una ambiciosa obra autoconclusiva que aúna la ciencia ficción y la fantasía. Tras una carrera de obstáculos que incluyeron un cambio de editorial y una campaña de crowdfunding, pudo ver la luz esta historia. Un equipo creativo sólido formado por David Braña (guion), Juan Alarcón (dibujo) y Manoli Martínez (color) nos ofrece una historia narrada de forma no lineal en seis capítulos, que gira en torno al conflicto por antonomasia, el choque de la luz y la oscuridad, el bien y el mal.

Destruida la Tierra, los humanos supervivientes han encontrado un nuevo hogar en el planeta Iahoon. Sus esperanzas de empezar una nueva etapa en la que no repetirían los errores del pasado son destrozadas al llegar un ejército de demonios comandado por el Lord Nymbroth y su hija Satirya. En ese momento empieza la guerra que da nombre a la obra (Evil War)

El personaje central de la historia es Mayorick, un humano que posee la clave para resolver el conflicto. Si algo se puede achacar a la obra es que no profundiza más en otros personajes, como por ejemplo los ya mencionados Lord Nymbroth y su hija. Eso se debe tanto a la limitación de espacio como al planteamiento de la obra como un choque tradicional entre el bien y el mal, en el que los bandos son arquetipos puros, y tampoco se pretende dotarles de mayores matices.

 

Irónicamente uno se encuentra deseando volver al mundo presentado en Evil War, y digo irónicamente porque su carácter autoconclusivo es uno de sus atractivos, al no suponer su compra un compromiso a largo plazo como sería el de una serie abierta, o peor, la posibilidad de quedarse con la historia colgada de no acompañar las ventas. Dado el panorama editorial patrio, ya es un triunfo que haya podido ver la luz una obra de su extensión a color, como para pedir una saga de varias entregas.

 

A modo de conclusión, podemos decir que estamos ante una obra de ciencia ficción/fantasía bien hecha que captará el interés del lector, dejándole con ganas de ver más del mundo de Mayorick y compañía.

croa

Deja un comentario