Entrevistamos a Sofi Escudé, montadora de “Somos gente honrada”

“Somos Gente Honrada” la película del vigués Alejandro Marzoa parte como favorita habiendo conseguido nada menos que trece nominaciones en los Mestre Mateo, los premios del audiovisual gallego. Se trata de una película que mezcla el drama y la comedia, una historia que gira en torno a Suso y Manuel dos amigos que, un día cualquiera, pescando, encuentran diez quilos de cocaína… Hablamos con una de sus montadoras, Sofi Escudé sobre este filme y sobre algo tan importante en el cine como lo es el montaje.

web

 

Por lo general, cuando se hace una película los ojos siempre se ponen, para bien o para mal en el director pero hay más visiones además de la del director y una bastante importante es el montaje, gracias al cual una serie de imágenes sin sentido toman forma. Desde tu visión como montadora de “Somos Gente Honrada” ¿Qué nos puedes contar acerca de la película?

Somos Gente Honrada es una película que a nivel de estructura no nos trajo grandes dolores de cabeza porque era ya muy lineal de guión, y no permitía grandes cambios en el montaje.

Lo que más trabajamos David, el otro montador de la peli, y yo, fue encontrar ese equilibrio en el tono: entre el drama y la comedia. Ese tono tan “Alejandro”, que tanto lo caracteriza y tanto caracterizó sus anteriores cortos tan premiados.

Aún así, Alejandro es también director de sus montajes y tiene muy clara la película que quiere montar.

 

Una de las trece nominaciones que tuvo el filme en los premios Mestre Mateo es, precisamente, el montaje de la película…  

Sí, estamos muy contentos por todas las nominaciones de Somos Gente Honrada  y especialmente por la de montaje. Una nominación siempre es motivo de alegría, y más en este proyecto donde David y yo trabajábamos por primera vez juntos como montadores y fue una gran experiencia.

 

Echando la vista atrás en el tiempo… ¿Cuándo decidiste que querías dedicarte al audiovisual y, en concreto al montaje?

Pues fue un poco improvisado todo. El último año en B.U.P, escogí la optativa de cine por aquello de subir la media de la nota para escoger carrera, y al final resultó que ese profesor, que además era el de filosofía, me cambió el rumbo. En vez de matemáticas o medicina, me decanté por estudiar cine, imagínate el susto de mi madre cuando le di la noticia.

Una vez aceptada en el Escac, la escuela de cine de Barcelona, también tuve dos grandes profesores de montaje que, una vez más me abrieron los ojos. Entendí que el montaje era el lugar donde realmente se reescribía la película y se conseguía lo imposible, y decidí que esto era lo que quería hacer con mi vida.

 

¿Qué es lo que más te atrae del montaje?

La estructura: ese puzzle que puede llegar a reescribir el guión, la historia, y cómo en la sala se adquiere el control del ritmo y del tiempo narrativo, que muchas veces, nada tiene que ver con el de rodaje.

A veces, el primer corte de una película dista muchísimo del que acaba siendo el corte final.

 

¿Y lo que más te enseñó tu trabajo?

En la sala de montaje, el tiempo desaparece y hay que tener mucha tranquilidad y paciencia para escuchar el material y conseguir que fluya en su propio cauce. Cada película es única y lo que en una puede funcionar, puede jugar en contra en el montaje de otra, y eso no lo decides tú, te lo transmite el material.

 

Sofi, dinos una película que se te vengan a la mente y que no nos debamos perder desde el punto de vista del montaje

Cada proyecto nuevo requiere de referentes diferentes, según la historia, el tono o el género de la peli.

Pero hace poco vi “El Lobo de Wall Street”, y me intrigó muchísimo un único y pequeño encadenado que aparece en una pequeña secuencia, aparentemente sin coherencia ninguna.

Un pequeño detalle que podría parecer tan insignificante, pero que en cambio por alguna razón decidió llevar a cabo la montadora, Thelma Schoonmaker, nos tuvo varias horas a David y a mí con un café en la mano discutiendo sobre el detalle.

 

Tengo entendido que por ejemplo, no vas a los rodajes para que no sea un condicionante a la hora de montar… ¿Cuál es tu rutina de trabajo?

Sí, me gusta mantenerme alejada de los escenarios de rodaje para no “contaminarme” de información que no aparece en el material. Así puedes pasar a tener una visión más parecida a la del espectador.

Normalmente, visionamos el material mientras se va rodando, y se van haciendo premontajes, para ir supervisando que en rodaje no se olvidan de rodar planos necesarios, que los actores van teniendo continuidad, etc… Una vez acabado el rodaje, ya depende si al director le gusta trabajar en sala o prefiere mantenerse un poco más al margen.

Entonces, o trabajas conjuntamente, o te deja más espacio para que le hagas tus propuestas.

 

¿Con quién te encantaría trabajar que aún no lo hayas hecho?

Me encantan las películas de estilo “francés”, películas en que no parece que no pasen muchas cosas pero en realidad pasan muchísimas. También me gusta el cine social y el que documental o la ficción que se mezcla con el documental.

Así que me gustaría trabajar con directores como Mar Coll, Isaki Lacuesta o Julio Medem, y puestos a pedir, porque no, con los hermanos Dardenne.

 

¿En qué proyectos estás trabajando actualmente?

Actualmente estoy eligiendo los proyectos, no tanto por lo que me gustaría hacer como por las necesidades de la etapa en que me encuentro, ya que soy madre de una niña de 3 años y compaginar la vida familiar con la laboral en el cine no es nada fácil.

Ambas demandan muchas horas y mucho esfuerzo, así que estoy tratando de centrarme en proyectos más pequeños y esto me ha llevado a entrar bastante en el campo del documental, que también es un formato que me interesa muchísimo.

Hace poco acabamos uno con una productora de Barcelona y la semana que viene empiezo a trabajar en otro documental marroquí.

 

Ya sabemos que en audiovisual todo se entremezcla y una cosa muchas veces llama a la otra… en tu caso ¿Te ha picado el gusanillo de hacer tu propio cortometraje o tu propia película tal vez?

De momento no siento la necesidad de dirigir, aunque sí hace unos años empecé a escribir un guión que, por una razón u otra, quedó abandonado en el fondo del ordenador.

Y ahora debido a la maternidad también, más que dirigir me ha picado el gusanillo de escribir cuentos infantiles que estoy llevando a cabo con ilustradores. En diciembre sacamos el primero “El camí de l’Aina” y ahora estamos trabajando en un segundo, y para ello hemos creado una editorial que se llama Gat Blau. Todo con mucho cariño.

 

sofiescude.com    ·    facebook.com/SomosGenteHonrada

 

HAZ CLICK AQUÍ Y VISITA CROA22

Celeste Conde Gómez

Deja un comentario