Adrián Paredes entrevista al Peri

No busquéis ni en la calle ni en Facebook, ni siquiera en google, porque no lo vais a encontrar. Peri es un artista vigués que lleva más de diez años viviendo una íntima relación con el arte “antiurbano”, como el mismo define. De él poco más se sabía, hasta ahora.

Años de trabajo y dedicación han hecho de sus dibujos lo que son hoy. Madurando y logrando un estilo muy peculiar, en el que destacan entre otras muchas cosas blancos y negros, que sobre consumidos muros de hormigón, se esconden en los lugares más abandonados de tu ciudad.

A pesar de todo, él no sería lo que hoy es sin mucha gente de su entorno. Gente con la que ha compartido un montón de buenas experiencias. Gente como Los Chinijos del Millo, grupo de artistas urbanos con germen en Canarias, lugar donde Peri ha vivido una buena temporada, contagiándose de todo lo que hoy quiere decirnos sobre las paredes.

6574941119_ef9c3478bb_b

¿Peri o Periantio?

Peri

¿Por qué, es una máscara tras la que esconderse?

No pretendo eso, pero ya desde pequeño en casa me llamaban así, y ya sabes cómo van estas cosas, que al final acaban calando.

Sabemos que perteneces a “Los Chinijos del Millo”, ¿qué nos puedes decir de ellos?

Chinijos del Millo es un colectivo de gente con gustos en común como el arte urbano. La historia empieza en el año que estuve viviendo en Canarias, y de alguna forma y sin saberlo muy bien acabé juntándome con varios “chinijos” que me adoptaron. A día de hoy aún formo parte de ellos, pero varios de nosotros andamos repartidos por toda la península y no estamos sacando ningún proyecto en común.

A título propio, defines tu trabajo como “pintura antiurbana”, explícate.

(Ríe) hombre, grafiti grafiti no es, lo que hago ni siquiera puede llamarse grafiti puro o tradicional, ese grafiti de piezas o letras, es algo un poquito distinto. Simplemente yo le llamó así porque no me gusta que la gente lo conozca con ese nombre.

¿Cuánto tiempo llevas metido en este mundo?

Ya a los 16 años empecé con el espray, las típicas plantillas, tags y pegatinas, pero la dirección que llevo ahora desde el 2004 más o menos.

Desde entonces tu trabajo casi no ha cambiado, ¿significa eso que has llegado a un punto en el que estás contento con lo que haces?

Para nada, soy muy autocrítico y si no quieres mejorar te quedas estancado. Pero aunque no me cierro a nada, en este momento esto es lo que más me llama.

Hace tiempo que no vemos nada tuyo en la calle

Cierto, entre que doy clases particulares de matemáticas y que ahora estoy viviendo en Santiago, poco tiempo queda. Aunque allí sí que tengo algún que otro trabajillo.

A la hora de trabajar, muchos artistas cuentan con su propio “ritual”, es decir, llevan la idea preparada de casa o simplemente sueltan su imaginación ¿con cuál de los dos modelos te quedas?

Depende, no tengo ninguna costumbre fija, a veces voy con un boceto previamente trabajado y otras simplemente me fumo un cigarro delante de la pared y me pongo a trabajar. Pero sobre todo me gusta mucho jugar con el muro, aprovechar sus peculiaridades e imperfecciones para integrarlas en el dibujo.

Normalmente la gente que anda metida en esto suele estudiar cosas relacionadas como bellas artes o diseño,

Sí bueno, algo tirando por ahí (ríe)

Sin embargo nos sorprendió bastante cuando nos enteramos de que habías estudiado matemáticas.

Sorprende pero tiene explicación. Ya de pequeño me di cuenta que se me daba muy bien las matemáticas y me gustaban mucho, al igual que la pintura y los pinceles.

Entonces trabajos como “Alegoría de la teoría de cuerdas” no son simple casualidad ¿no?

Sí sí, va por ahí la cosa. Las matemáticas me dieron mucha visión espacial, y eso quieras que no te permite canalizarlo en una dirección que no tiene nada que ver con la aplicación tradicional de las matemáticas. Las matemáticas fueron fundamentales, aunque Liqen y Pelucas también tuvieron mucho que ver en que yo esté aquí ahora.

Precisamente de eso queríamos hablar. Cualquiera que vea trabajos vuestros puede ver que no son tan diferentes.

Hombre, más bien ellos me enseñaron a mí. Conozco a Liqen y Pelucas desde que íbamos al instituto, y al final todo acaba pegándose.

La mayoría de la gente que se dedica a esto suele preferir lugares bastante transitados para que sus dibujos sean muy visibles. Sin embargo por lo que hemos visto de ti, todo lo contrario. ¿Lo de los lugares abandonados es por poder tomarte tu tiempo a la hora de trabajar o pura estética?

Pues es un poco por los dos lados, sí es verdad que a veces está bien eso de ir de “furtiveo”, pero a mí me gusta mucho pintar con calma y el tema de los lugares abandonados le da un toque que me gusta mucho.

¿Cuánto sueles tardar?

Depende. Influye mucho también cómo esté el muro, por ejemplo con La Ballena me tiré como 5 días pero porque esa pared era un infierno, estaba llena de musgo y en blanquear eso me dejé como 4 ó 5 rodillos.

A propósito de eso que acabas de decir, llama mucho la atención que la mayor parte de tu trabajo es en blanco y negro o predominan estos colores, ¿es entoncespara que salga un poco más económico?

No, me gusta mucho trabajar con blancos y negros y el efecto que provocan. Además una de las razones de trabajar en sitios abandonados es que me encanta dibujar sobre hormigón deteriorado y al hacerlo con esos colores queda como si fuera una pegatina.

La máscara es un elemento que repites mucho ¿tiene algún significado?

Sí, últimamente está siempre presente. Hace un poco relación a esas dos caras ocultas que todos tenemos, una que enseñamos y otra que nos reservamos solo para nosotros.

También llama bastante la atención que, o no firmas tus trabajos o la firma está escondida y es casi ridícula en comparación con el tamaño del dibujo. ¿Pretendes ser un anónimo?

Para nada. Lo que realmente intento es que la gente llegue a conocerme no porque esté firmado, sino porque relacionen la forma de trabajar al autor, el dibujo es una firma en sí misma.

Por lo que sabemos, son frecuentes las disputas entre grafiteros por firmar o pintar sobre trabajos de otros ¿tú cómo te lo tomas?

A mí me jode. En primer lugar, las firmas, que aunque todos hemos empezado así, no me hacen mucha gracia. Y que algo que tiene muchas horas de trabajo encima y que te gusta y se ve con calidad, que vengan y te lo estropeen, no es respeto. No cuesta nada hacerlo al lado, hay otras 80 paredes para hacerlo. Aunque al final, cuando pintas en la calle sabes a lo que te expones, no solo con firmas o dibujos, puede venir el dueño y borrarlo todo.

Dejando a un lado esas malas experiencias ¿Hay algún grafitero al que le tengas especial cariño?

Muchos, y todos gente de mi entorno. He aprendido mucho de ellos y aún lo sigo haciendo.

Tiene Peri alguna otra cosa, aparte del grafiti y las matemáticas, en la que gaste el tiempo.

Para mí la pintura no es una dedicación, es una obsesión (ríe). Y otras obsesiones o vicios, muchos, pero todos malos (vuelve a reír). Hace tiempo practicaba skate, pero tuve una lesión de tobillo hace años y se me hizo muy difícil seguir por ese camino.

Para el festival de arte urbano de Ordes, Desordes, te llamaron para que pintases una pared, por lo que entendemos que no estás en contra de trabajar bajo encargo.

Todo dentro de ciertos límites. También está bien cambiar de registro de vez en cuando para poder seguir evolucionando. Aunque me muevo bastante poco, sí es verdad que llaman en casos particulares como el de Ordes.

También sabemos que algunos de tus diseños los serigrafías en camisetas y sudaderas y las vendes por internet. Cuéntanos un poco.

Dos colegas y yo creamos la marca Malaire. Al principio surgió con la idea de que nuestros diseños estuviesen en más sitios que sobre los muros. Pero actualmente esto ha quedado un poco apartado ya que uno de ellos vive ahora en Murcia y el otro que se encargaba de las impresiones ya no lo hace. Además muchas veces las sudaderas las pintaba yo a mano, y aparte del trabajo que conlleva tendría que venderlas muy caras para poder sacar algo. Ahora con el verano estamos pendientes de volver a trabajar en eso.

¿Qué no pintarías nunca sobre una pared?

(Ríe) es una pregunta un poco a pillar ¿no?, posiblemente el logotipo del PP.

periantio.blogspot.com.es

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *