VUELTAS A LA MANZANA Y VUELTAS AL MUNDO II

Muchas veces, cuando vemos a gente que tiene un gran éxito no nos paramos a pensar en lo que hay detrás, cosas como el esfuerzo,  la constancia, el no tirar la toalla… en este número dedicamos de nuevo este espacio a las vueltas al mundo. Y dentro de las vueltas al mundo, a Daniel Landa, director de una serie documental de éxito llamada “Un mundo Aparte” en donde a través de trece capítulos él y dos compañeros más cuentan sus más de 100.000 kilómetros de recorrido por el planeta  en nada menos que dos años. Además de esto, acaba de sacar un libro basado en el documental con el mismo título. Algo así como la “cara B” de su periplo por el mundo. Todo lo que no se pudo contar en cámara. Sí, gente con éxito. Pero nosotros quisimos preguntarle a Daniel, precisamente por sus inicios, cuando aún no sabía si su idea iba a tener éxito o no, cuando todo eran incertidumbres.

 WEB

 

“Siempre hay una maravilla esperando a la vuelta de la esquina y el mundo está lleno de esquinas”

 

 

 

Cuéntanos, Daniel, ¿Cómo surgió la idea de dar la vuelta al mundo en dos años?

La idea de dar la vuelta al mundo es más bien una necesidad vital, un sueño que plasmé un tarde de julio, frente a unas cervezas en una servilleta de papel de un bar cualquiera de Madrid. Pero creo que la idea estaba ahí desde siempre.

 

Desde el momento en que surgió hasta que se llevó a cabo… ¿Qué tuvisteis que preparar? Y… ¿Con qué problemas os encontrasteis a lo largo del proceso de preparación?

Durante varios meses planifiqué la ruta, esa es la parte más amable de la preparación: internet, libros, mapas, contactos… pero necesitábamos financiar ese sueño. Entonces empezó un peregrinaje por más de 300 empresas en busca de financiación. La desconfianza ajena en nuestro proyecto fue el principal problema. Nuestra fe, el único modo de solventarlo.

 

Me imagino que no todo fue un camino de rosas…

No, pero todo compensa. El viaje fue una sucesión de problemas que había que resolver: mecánicos, burocráticos, técnicos, climáticos… ¡una gran gymkana de dos años! Pero esos eran los problemas que esperábamos. Los que no esperábamos eran los problemas de quienes se suponía que debían ayudarnos desde España. El desamparo de algunos patrocinadores, la presión desde España. Eso sí era salvaje y no las selvas de Brasil o los paisajes africanos.

 

En esos momentos duros… ¿Qué es lo que os hacía seguir adelante?

La fe. Aquel sueño plasmado en una servilleta de papel. Siempre hay una maravilla esperando a la vuelta de la esquina y el mundo está lleno de esquinas.

 

Dar la vuelta al mundo cuesta dinero y si a eso le añadimos grabar un documental y que ese viaje dure dos años, más. ¿De dónde ha salido la financiación?

Principalmente del esfuerzo personal de José Luis Feliu, que vendió su casa. Hicimos algunos trabajos paralelos para un par de sponsors que mes a mes ayudaban a financiar la ruta.

 

¿Hay algún rincón del mundo que no hayáis visitado y que lo tengáis pendiente en la agenda?

El mundo es una despensa inagotable de sueños por cumplir. Yo tengo el mapamundi plagado de puntos rojos pero es la parte del Pacífico la que me llama con más fuerza, los Mares del Sur, Oceanía… ya empiezo a oler a salitre.

 

Durante toda esa espectacular travesía… ¿Cuál es la anécdota más rara que os ha pasado y que no ha salido en el documental?

Ufff, pues hay muchas anécdotas que no se pueden filmar. La noche en que Alfonso durmió sobre un colchón donde anidaba una colonia de ratas, en Etiopía, el día que nos peleamos con el equipo de rugby de la ciudad de Springbok, en Sudáfrica, las noches de vodka del transiberiano, todos los ángeles que surgieron de la nada  para echarnos una mano. Todo esto está ahora plasmado en la cara B el viaje, un libro que acaba de salir contando toda la historia, en formato físico y formato digital.

 

¿Qué es lo más importante que has aprendido (o desaprendido) en ese viaje?

Desaprendes a juzgar, derribas tópicos, tomas perspectiva. Viajar no es otra cosa que ir relativizando lo que ya sabías.

 

¿Qué le dirías a toda esa gente que tiene un proyecto, una idea y no se atreve a llevarla a cabo?

Que se despojen del miedo. Nunca tendrán garantías de que salga bien, pero si no dan el primer paso, les garantizo que nunca saldrá.

 

Síguelos en su página de facebook

 

 

HAZ CLICK AQUÍ Y VISITA CROA18

 

Celeste Conde Gómez

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *