Iñaki Matilla. BUSCADOR DE RECUERDOS. Por José Moldes.

“Las fotografías lo contienen todo.

Para mí son historias

Ryszard Kcpuscinski

¿Quién no se preguntó algún día que se esconde dentro de los muros de una casa abandonada?. ¿Qué historias habitaron esos espacios, que emociones se sintieron en cada rincón de paredes desconchadas, vidrios rotos y puertas abiertas, llenas en muchos casos de objetos personales, por donde entra la luz triste y melancólica, creando atmósferas misteriosas, y provocando ese interés por saber más sobre el inmueble?. Así es la reflexión de Iñaki Matilla ( Vigo ), cuando entra por primera vez en una casa abandonada y la fotografía. El darnos a conocer con su “mirada fotográfica”, cómo vivían, cómo sentían, realizando una metáfora sobre el paso del tiempo. Es la propuesta de “Latente, la nueva Expo enmarcada dentro del ciclo del Outono Fotográfico,  comisariada por Rita Ibarretxe, la cual se puede disfrutar en la galería Soho de Vigo hasta el 12 de Diciembre, y que nos muestra la visión del fotógrafo vigués cuando entra en una casa castigada por el olvido y la desidia, adentrándonos por los pasillos, habitaciones, baños, galerías, provocándonos esa sensación de querer saber que historias se vivieron detrás de esas paredes, ahora, vulneradas por el paso del tiempo.

Iñaki, empezó pronto a fotografiar, con 17 años, pero ese inicio que al principio estaba enfocado en el aspecto deportivo, fue, con el paso del tiempo dirigido hacia un movimiento que surgió al final de la segunda guerra mundial, cuando miles de hogares quedaron destrozados y abandonados y nadie volvió a habitarlos. Ese movimiento que surgió en Japón, y que retrataban esas huidas y abandonos, empezó a interesarle, especializándose en retratar esos espacios para mostrarnos la decadencia de los lugares que formaron parte de la vida de esas familias y de los que tuvieron que renunciar.

Me encanta imaginarme como vivían los antiguos moradores.

Sus historias personales, sus emociones. Cada lugar es un mundo distinto que me atrapa siempre.

Recuerda que al principio se decantaba hacia otro tipo de fotografía, y le apasionaban fotógrafos como Elliot Erwitt, Cartier-Bresson o Ricard Terré, del cual este último, nos comenta, tiene verdadera fascinación. Ahora, está completamente centrado en este movimiento, que consiste como decíamos anteriormente en retratar el abandono, donde nos lo da a conocer con su mirada nostálgica que aplica a la fotografía. Se siente atrapado por estos espacios, a veces verdaderas cápsulas del tiempo, que le atraen desde que era joven y que le obliga a viajar buscando ciudades donde se encuentran estos escenarios.

Planifica mucho su trabajo buscando las localizaciones y exteriores, algunos fallan porque están cerrados y es imposible entrar, otras veces, una vez dentro, el lugar no le aporta ninguna emoción, y otros cambian por el acto del vandalismo. Pero siempre intenta retratar aquellos lugares que más historias le cuenten o quiera imaginar, cuando recorre por primera vez el emplazamiento. La emoción y la “incertidumbre” de lo que te puedas encontrar. Eso sí, intentando buscar una buena composición, que aporte una buena imagen a lo que intenta trasmitir, con una visión poética, jugando mucho con la luz, ya que en estos espacios suelen tener unos tonos melancólicos, crepusculares, nostálgicos,  que van cambiando según transcurre las horas del día. Fotos en color, en la mayoría de los casos, pero también recurre al blanco y negro para dramatizar mas una escena, para provocar la curiosidad y estimular la acción creativa e imaginativa por parte del espectador. A parte de retratar estos lugares, de los cuales es a día de hoy uno de los grandes especialistas, siempre como último fin, es que cada uno “imagine” las historias que pudieron surgir detrás de los muros que para él tiene la belleza de la decadencia y cultiven el misterio en donde antes hubo vida. Iñaki Matilla, fotografiando la memoria y el paso del tiempo…

En Vigo a 14 de Noviembre de 2016.

www.inakimatilla.com

 

José Moldes

José Moldes, Tui Pontevedra (1967) inició su andadura fotográfica en el año 1995. Su obra es un reflejo de su mundo interior, donde intenta mostrar imágenes que nos hablan de ausencias, de la soledad, el hombre y los objetos en lo cotidiano a la luz de un día cualquiera. Urbanita antes que paisajista, busca la figura humana, melancólica, contemplativa, en el inmenso paisaje que le rodea. “Su mirada es avariciosa, quiere atesorar cada rincón, cada rayo de luz, cada destello en otros ojos…, mil detalles a la vuelta de cada esquina. La fotografía que propone, solo muestra, no dice ni explica. Es una propuesta filosófica antes que estética. Cualquier interpretación supondrá una mirada nueva, otra propuesta, que no está, ni necesita estar, en la fotografía original“. Antonio Romero Seguín, es escritor. Colabora con la revista de divulgación cultural Croa Magazine, con entrevistas a fotógrafos y artistas gráficos gallegos. Realizó exposiciones en Galicia, Extremadura, Porto ( Portugal ). Participó en el Festival Visións na Coruña 2016. Actualmente trabaja en dos proyectos que verán la luz durante el año 2017.

Deja un comentario