Rosa Neutro. Explorando la memoria. Por José Moldes.

“Significar el mundo. El fin de las buenas fotografías es aportar nuevos significados a lo que vemos, mostrar un mundo significado por la visión, legible, no abstracto, un mundo con nuevos rostros, todo ello gracias al poder revelador, de conversión, de la fotografía”.

Estas interesantes palabras de E. Momeñe, reflejan muy bien la mirada fotográfica de Rosa Neutro (Cangas do Morrazo, 1979), artista, que traemos hoy a las páginas de Croa magazine, para que nos hable de su visión y de sus comienzos en la fotografía.

Artista visual, su formación pasa por la licenciatura de Bellas Artes en la Universidad de Vigo y por realizar estudios de diseño gráfico en la Escuela de Arte Antonio Faílde de Ourense. Ha sido además coordinadora de la sala Piso Dos En Pontevedra y actualmente coordina el centro de producción digital Lab_in en Vigo. Su actividad artística se centra en la fotografía y el fotomontaje como principal medio para explorar, en sus últimos trabajos sobre todo, los clichés femeninos a través de series como las “Divas de cine negro” y que presentamos también junto con esta entrevista, en donde explora la memoria, desde su propia autobiografía así como desde referencias literarias, en una suerte de enigma para llegar a la resolución de un tiempo íntimo fuera de cualquier acontecer reglado.

Su aproximación a la fotografía fue más o menos a los 18 años, cuando estudiaba diseño. “Entonces solo era una asignatura y, aunque no comencé con muy buen pie, conseguí en poco tiempo y gracias a Cristina Brea que me dio unas nociones básicas (extraescolares) de la toma y el revelado en b/n, comencé a cogerle el gusto, y mucho,  a esa nueva forma que acababa de descubrir de diseccionar la realidad. Desde entonces nunca abandoné esa pasión, hasta hace poco obsesión, puesto que la fotografía se me reveló como un puente hacia un conocimiento más profundo de la realidad y también de mi misma. La fotografía significaba (y significa) ese impulso que necesitaba para aproximarme más profundamente a la esencia de la vida y de las cosas. Una técnica directa, un medio sencillo pero efectivo de comunicar aquello que muchas veces no podemos nombrar”.

No recuerda muy bien el primer fotógrafo que le impresionó. Lo que si recuerda más bien son fotografías de algunos fotógrafos que perviven intensamente en ella. Los fotógrafos de la vanguardia rusa, Rodchenko por ejemplo es quizá uno de los que más le impresionaron al principio. Sin saberlo entonces, esa ruptura en sus imágenes le parecía tremendamente moderna, arriesgada, y le sigue impresionando. Robert Frank también es un fotógrafo que vino para quedarse. En sus imágenes le cautivó de manera especial ese vacío que se respira en los “intervalos” que retrata en sus imágenes, momentos de silencio cuya voz excede a las palabras. Podría citar muchísimos más, por supuesto.

Para ella la fotografía es solo una parte del proceso. Una técnica en torno a la que gira su proceso pero no la única. Realmente cree que su mirada más que fotográfica es pictórica.

Si hablamos del tipo de fotografía en la que se encuentra más a gusto, me responde. “Me encuentro más a gusto cuando la fotografía solo es una pequeña parte del proceso, quizás la más importante,  la génesis del proceso creativo. Como decía antes considero que la fotografía tiende un puente desde lo real hacia lo imaginario que es brutal. Es una técnica, algo mecánico, insustancial por si mismo, pero que a través del ojo se activa incansablemente para descubrir la magia que se esconde tras el velo  de lo cotidiano. Me gusta sentir como se contamina de otras disciplinas. No me considero fotógrafa. Una artista, sí.”

 Mi mirada, más que fotográfica, es pictórica.

A la hora de entre elegir lo analógico y digital, comenta que le da lo mismo. Solo quiere descifrar, contar, decir. Le vale un móvil, un lápiz, un escáner… ideas es lo que necesita, y tiempo para llevarlas a cabo (de lo que carece bastante últimamente).

Cuando hablamos del proceso creativo, de si lo tiene claro antes de tomar la foto o se aclara durante el proceso, me responde que cada proyecto es distinto. Unas veces parte de una idea inicial y se deja llevar por los caminos del proceso creativo. Otras veces comienza un poco a ciegas buscando no sé que, a veces lo encuentra, a veces no. … En el arte no siempre se gana, más bien se pierde, y muy a menudo. A ella le importa mucho el proceso, como una idea va transformándose a través de los hallazgos que se producen en el camino. Nosotros también nos vamos transformando en ese trayecto, también nuestras ideas, nuestro modo de mirar, nuestro modo de ser. Lo que nunca deja de sorprenderle es que a pesar de que los proyectos en sus comienzos o los momentos de su realización son distintos cuando pasa el tiempo y revisa lo que ha hecho se da cuenta de que siempre está haciendo lo mismo, hablando de lo mismo.

A ella le gusta trabajar con las ideas y a partir de ahí emocionarse desentrañando las capas de la realidad en el proceso creativo. Lo que ven/sienten los demás no lo sabe, pero cree que para transmitir intensamente ideas o emociones en los demás una imagen no es suficiente, cree que siempre que se ha emocionado con una obra de arte ha sido gracias a diversas cuestiones que la rodean (el quien, el cuando, el cómo, el por qué…) no solo el objeto en sí. También, lo que tiene claro, es que se proyecta en su obra.

Me interesa mucho el proceso creativo, como una idea va transformándose

a través de los hallazgos que se producen en el camino.

 Si hablamos de fotógrafos que le emocionan hoy en día, responde que desde hace algún tiempo no tiene como referentes a fotógrafos, básicamente porque ha decidido realizar una pausa en su aprendizaje visual. Para ella, la maternidad ha sido un punto y aparte, sus preocupaciones son desde entonces otras, ya no le valen los mismos referentes; muchos de los de antes ya no responden a sus intereses, a sus dudas, a sus incertidumbres… y en esas está, intentando reconstruirse con mucha pausa, intentando idear formas de seguir creando y creciendo pero a su ritmo y el de las circunstancias. Por lo tanto en este tiempo de reflexión son sus lecturas, una literatura cada vez más selectiva, donde encuentra esas imágenes y esos espacios que realmente le emocionan y que llenan ese hueco que hoy en día quiere llenar para seguir haciendo obra. Mañana no sabe lo que será.

Cuando ya casi estamos acabando la entrevista, le pregunto por esa cuestión que tanto me interesa conocer de un artista, y es que nos diga, que es para ella una buena foto. Dice que cada imagen es distinta, en algunas el negro lo es todo, en otras una sombra puede quedarse grabada en su retina para siempre, le apasionan las imágenes silenciosas, pero en otras adora el ruido… no cree que dependa únicamente de un “rasgo” que una fotografía le conquiste, quizás sea esa escena en la que se produce una conjunción perfecta entre estética y poesía y el resultado sea una imagen como irreal, carente de tiempo y cuyo espacio sea irreconocible, mágico. De todos modos hace tiempo que para ella la fotografía no parte de escenas sino del trabajo de taller sobre una mesa en la que el tiempo no importa. Por lo menos no el de la fotografía o el de la toma.

A la hora de decidirse por el blanco y negro o color, afirma que el B/N le permite alejarse todavía más de lo real y acercarse a lo fantástico. El b/n es abstracción pura puesto que nosotros no percibimos así la realidad. Para ella el b/n tiene varias connotaciones; la de volver a lo esencial, a los comienzos de la fotografía, el cine, además lleva implícito la huella del pasado, de lo antiguo, de la nostalgia, … El b/n permite mostrar lo esencial, sin distracciones, sin florituras… la fotografía en color es otra cosa, hay otras lecturas. No menos interesantes, por supuesto.

Para que una imagen me conquiste

tiene que haber una conjunción perfecta entre estética y poesía

y el resultado sea una imagen como irreal, carente de tiempo

y cuyo espacio ses irreconocible, mágico.

Ya para terminar le pregunto por los proyectos en los que está trabajando. “Yo sigo intentando que el Arte sea mi proyecto de vida. No podría concebir la vida sin el Arte, ser artista es un modo de vida y, en estos tiempos que nos ha tocado vivir parece incluso mal visto hablar o pensar así. Ser productivo, útil, rentable o competitivo es parte de un vocabulario que parece querer eclipsar cualquier vestigio de esperanza para forjar una sociedad creativa y plena; este ha sido y es mi proyecto pasado, presente y futuro; intentar no dejarme derrotar por el desánimo y el desencanto y hacerlo a través del Arte. Aunque sea en mi estudio y en mis ratos libres. Por ahora no lo he conseguido del todo”.

Rosa Neutro, artista multidisciplinar, creadora de imágenes con fuerza, con poder narrativo, con esa capacidad que pocos tienen de transportarnos a otros lugares, dejándonos fascinados con sus trabajos, y que no podamos apartar la vista de ellos. Tal como ella nos comenta y nos sirve de despedida “ Yo espero que los espectadores hagan sus propias lecturas de mi obra, cada uno las suyas. Lo que está claro es que como artista aspiro a despertar algún día ese deseo en el espectador que le haga querer unirse a una obra para siempre porque le habla a ella/él y le hace sentirse menos sola/o en el mundo”.

rosaneutro.com

divas_i_rosaneutro2014

divas_v_rosaneutro2015

divas_xiii_rosaneutro2016

mama_marlenne_rosaneutro2015

ARP003_0077

ojo_pubico_rosaneutro2015

 

José Moldes

José Moldes, Tui Pontevedra (1967) inició su andadura fotográfica en el año 1995. Su obra es un reflejo de su mundo interior, donde intenta mostrar imágenes que nos hablan de ausencias, de la soledad, el hombre y los objetos en lo cotidiano a la luz de un día cualquiera. Urbanita antes que paisajista, busca la figura humana, melancólica, contemplativa, en el inmenso paisaje que le rodea. “Su mirada es avariciosa, quiere atesorar cada rincón, cada rayo de luz, cada destello en otros ojos…, mil detalles a la vuelta de cada esquina. La fotografía que propone, solo muestra, no dice ni explica. Es una propuesta filosófica antes que estética. Cualquier interpretación supondrá una mirada nueva, otra propuesta, que no está, ni necesita estar, en la fotografía original“. Antonio Romero Seguín, es escritor. Colabora con la revista de divulgación cultural Croa Magazine, con entrevistas a fotógrafos y artistas gráficos gallegos. Realizó exposiciones en Galicia, Extremadura, Porto ( Portugal ). Participó en el Festival Visións na Coruña 2016. Actualmente trabaja en dos proyectos que verán la luz durante el año 2017.

Deja un comentario